Juego de versos sueltos

Supo que era el momento de enfrentar su propia mentira.

La lágrimas formaban grumos en sus pestañas. El negro caía por sus mejillas formando surcos salados que recorrían el mentón hasta llegar a la barbilla. Llegó a soñar que nada era cierto. Llegó a sonreír entre ilusiones que la transportaban a ese lugar del que nunca debió salir, pero sabía que eran amargas las palabras que llegaban desde el otro lado del pasillo.

El portazo abrazó al silencio.

El hachís calmó el ambiente.

El alcohol no hizo olvidar.

Tenía que aprender a llorar. Nunca lo había hecho y ahora parecía que estaba desbordando su capacidad para contenerse. Tenía que aprender a llorar, porque hasta ahora sólo había sabido fingir una sonrisa.
La mala noticia de la mañana se convirtió en la indiferencia que la tarde adelantó al sueño húmedo en el que se vio sumida cuando pudo cerrar los ojos. 

Cuando miró a su lado el sol entraba por el ventanal que da al balcón. 

Él no estaba.

Ella sonrió.


El Alma Se Colma by Rosendo on Grooveshark

Comentarios

Publicar un comentario

Comenta

Entradas populares