No os preguntéis por qué...



No tenía nada más que decir, así pues subió a su OVNI Gran Turismo marca Andrómeda y volvió a su casa, que está en las estrellas. Allí se tintó el pelo de verde fijándose en la infanta que aparecía en la portada del "Squire"- si a ella le queda bien, a mi también-.

Vendió unas cuantas cassetes puerta a puerta para pagarse la cena y volvió a casa para cocinar, a la boloñesa, la papilla pauperizada que tan de moda se había puesto entre las amas de casa más chics de la zona. La cultivaban a las afueras de la ciudad y eso daba garantías de salubridad.



No pudo dormir, los influjos que ejercían los vientos solares en esa zona solían afectar a las costumbres de humanos y venusianos, por lo que, a falta de somniferos, se dedicó a reflexionar sobre su futuro. ¿Qué haría ahora que ya no podría escribir? no podía engañarse, desde que volvieron a ponerse de moda los vinilos las cassetes ya casi no tienen salida. Atrás quedaron aquellos años en los que la burbuja musical electromecánica había disparado los precios.

Se quedó dormido y despertó con ansiedad.  Se encontraba sin dinero, subsistiendo de vender cassetes en la era del vinilo... Terminó su tequila del desayuno, se colocó sus gafas de pasta y salió de casa mientras sonaba "Astrud", "todo nos parece una mierda" a todo volumen a través de sus viejos cascos de auricular ridículamente ancho. 

Sabía que no tenía dinero para el concierto de esa misma noche. No estaría viendo la revelación del pop polaco, ese que tanto sonaba en las emisoras "underground" y que tanto le gustaban. Sería el hazmerreir de todos, marcianos, plutonianos, venusianos y especialmente de esa niña de Júpiter que juega a que es un caldero de penas y lamentos cuando en su vida ha conocido lo que es el verdadero sufrimiento. Aún así le da morbo y, además, se había creado expectativas de futuro con ella. 

Se acercó a la tienda de Toni, el marciano estraperlista, y compró un centenar de vinilos de Techno, House, rumba cataloniana y agropop. Odiaba esos estilos, pero la cuestión era poder pagar la entrada, no podía perderse un evento de ese calibre. Se colocó la escafandra de cristal ahumado y buscó un buen semáforo junto a la vía láctea. Una vez allí ofreció a cada coche que pasaba una de esas piezas de cultura industrial y sin personalidad. 

Iban saliendo los discos cuando paró frente a él un OVNI. Era uno con clase, tenía todos los componentes que lo convertían en modelo a seguir.  Bajó la ventanilla y allí estaba ella. Preguntó por "Rumbakalao" un disco de "Azuquita" sin mirar siquiera al vendedor, escarbaba entre unos papeles que llevaba en la guantera, cogió la cartera, sacó un billete de quinientas pesetas, moneda en curso en la Intergalaxia, y se las ofreció al vendedor que la miraba pasmado mientras escuchaba la música que salía a todo volumen. 

"Los Manolos"  sonaban a todo volumen en un equipo de CD´s. Ni retro, ni cool, ¡aquello era extremadamente ordinario! Ella, su idolatrada mujer, no era más que otra del montón de las esclavas de la cultura industrial y el establishment. Se quitó el ahumado de los cristales y descubrió su rostro mientras veía alejarse el OVNI por el horizonte dirección a la Tierra. Se le escaparon dos lágrimas. Ahora tenía el dinero para ir al concierto de la noche, pero ¿había merecido la pena? ¿seguía teniendo sentido ir a una discoteca para intentar liarse con una farsante? 





Moonage Daydream by David Bowie on Grooveshark

Comentarios

  1. Lo de pintarse el pelo de verde no es nada nuevo. Lo hizo hace muchísimo tiempo una gaitera gallega llamada Cristina Pato. ¿Y qué tienes en contra de los Manolos? ¡ Oh, I love you, lailo, lailo, laaaaaaa...

    ResponderEliminar
  2. Ya, pero ¿a qué Cristina Pato no tenía un OVNI?... No tengo nada en contra de los Manolos, al menos mientras no este cerca de ellos con un arma...

    Ya dije que no os preguntarais porqué...

    Salud y gracias por la visita!!!

    ResponderEliminar
  3. Pues no. Cristina Pato no tiene un OVNI; tiene una buena gaita, que es mejor.Y eres muy malo con los Manolo...
    Encantada de pasar por aquí.
    Salud para ti también.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Comenta

Entradas populares