24 ene. 2012

Escombros del futuro

Nadie nos ha enseñado a sufrir. Ni siquiera el estereotipo desgastado del bonito cadáver que ha sido la vida de los miembros del "club de los 27", ejemplo de flagelación en pos de la historia y únicos iconos culturales del nuevo siglo que hace una década que recorremos. No sabemos qué es el hambre ni la guerra. No sabemos que es la injusticia ni el rencor. Tan sólo vamos viviendo, viéndolas venir, llegar, aterrizar sobre nuestras cabezas procurando sonreir en cada paso. 
La televisión, vista como la ventana al mundo que en otra época pudo haber sido la religión, cualquier día de la semana nos emplaza a sentir muy dentro cosas que la historia juzgaría como sencillamente estúpidas. Somos el corral más grande que ha existido, una mezcla inerte que avanza a través de los años sin llegar a aterrizar en el suelo, sin pisar tierra firme. 
Incapaces de firmar nuestra década nos movemos en este trance que es el purgatorio de la realidad y el infierno de la carne viva. Sin destino nos movemos entre tiernos adolescentes inacabados, capaces de justificar sus propios actos para no recibir castigo. Esta vez a Caperucita no se la comió el lobo. En este siglo no hay rostros en los altares, no hay lugar para el honor, no hay modelos para una escultura, no hay redención con la muerte ni caminos para la justicia. 
Somos rebaño, somos escombro y estamos desfasados para afrontar el futuro que no cesa.

23 ene. 2012

En nuestra vida real (texto recuperado de ¿andevas? patatastraigo

Texto recuperado de ¿Ande vas? patatas traigo, mi anterior blog




Pues sí, ha llegado. Desde que allá por el 92 se aprobara la ley estatal del suelo supimos que iba a pasar. Ya había pasado en Japón, estaba pasando en EE.UU. y sabíamos que aquí no íbamos a ser menos.

Ha llegado el momento, tras algo más de una década vendiendo nuestra alma mientras no parábamos de repetirnos que esto no iba a ser eterno. Una década de especulación, consumo desmesurado, campos de ese deporte tan español como es el golf y centros comerciales a discreción. Ahora ha llegado el momento que todos sabíamos que llegaría, no había que ser economista para verlo venir. No había que ser Leopoldo Abadía (ese mucho menos...)para verlo venir. Ni tan siquiera debías tener estudios para que te quedara claro.

El asilo de Europa nos llamaban algunos mientras otros hinchaban el pecho hablando de un pleno empleo que otros tildaban de ser herencia de sus hazañas.

Todos los que hablaron son los mismos que ahora intentan coger el Toro de Osborne por los cuernos, no para mejorar la situación, sino para intentar llevarse la cornada menos profunda y revalidar votos cada cuatro años. Lo que no saben es que todos van a revolcar en la plaza por que hay toros que no pueden esquivarse. Ya se acabaran los subsidios, crecerá la deuda y comenzará a sembrar el odio. Esto no es cosa de años, esto va para décadas.

Entonces será cuando empiece a sentar indigesto el ladrillo, veremos que nuestro camino aún esta sin asfaltar, que nada ha calado en nuestra alma, por que esa ya la habíamos vendido. Y entonces será cuando los peces gordos abandonen el barco.

En nuestra vida real nunca merecimos el G-20, nunca fuimos decisivos en Europa ni tuvimos potestad para conquistar países. Por mucho que pequeños Napoleones con bigote y complejo de inferioridad pusieran los pies sobre la mesa del imperio, nunca merecimos unas Azores, un 11-M, ni una visita del Papa. Ni una Expo en Zaragoza ni en Sevilla, ni olimpiadas en Barcelona ni en Madrid, ni comprar votos a 600 euros ni vender casas en ruinas a 200.000...No merecimos, en definitiva, una década de borrachera que ahora augura una resaca que para más de uno va a ser insufrible.

Ya lo dijo Calamaro para Argentina y, puesto que el hombre es el animal que se condena a repetir su pasado, podría aplicarse ahora a España. "En nuestra vida real siempre fuimos decadentes" por que nunca tratamos de conservar lo que queríamos. "En nuestra vida real siempre fuimos decadentes" por que la avaricia es el primer síntoma de la decadencia, por que la cresta de la ola no es más que el principio de su caída, por que producir urbanizaciones inhertes es lo mismo que producir basura a largo plazo, por que acabar con nuestro medio ambiente es acabar con nosotros mismos y por que los ladrillos que nos toca comernos hoy mismo son indigestos a todas las miradas.

¿Sabes esa sensación de que estas haciendo algo y sabes que lo estas haciendo mal?Esa sensación es el grito que intentábamos ahogar en restaurantes de aura refinada, comiendo delicias y bebiendo el champán que se acumula en los asientos contables de nuestra estupidez. Esa sensación es la que llenará psiquiátricos cuando haya que buscar cobijo bajo los puentes que creamos para poder llegar a urbanizaciones fantasma.

Dicen que da igual lo que pase, siempre hay alguien que lo verá venir. Esta vez quizá no daba tan igual lo que pasara y sin embargo habían cuarenta millones de personas viéndolas venir.


22 ene. 2012

Manual de supervivencia para derrotados

¿Alguna vez has soñado? ¡tranquilo! A todo el mundo le ha pasado alguna vez. Todos hemos querido en algún momento de nuestra vida tener cosas tan ambiguas como "felicidad", "reconocimiento social", "vivienda", "trabajo"... algunos soñadores incluso han querido un trabajo estable ¡y bien remunerado! ¡ilusos!

No se preocupe, al acabar este manual usted será feliz cual yonqui nadando en un mar de metadona. Siga nuestros consejos, ya que este no es otro de esos métodos que intentan acabar con sus males a través de chorradas como el yoga, la marihuana o la sonrisa bobalicona a discreción. ¡NO! 

Si sigue este sencillo método no volverá a plantearse tonterías que, como mucho, le harán pasar unos días acampado en la plaza de su pueblo ¿acaso conoce a alguien que haya llegado a algo a través de un sindicato? ¿alguien ha conseguido algo después de intentarlo mucho? ¿el esfuerzo y la dedicación valen para algo? ¿y la política? ¡No en este siglo!

Deje de protestar por todo, la policía es peligrosa y cualquier día puede ser usted el que tenga que correr. Si no aspirara a cosas que nunca llegarán y asumiera que la mediocridad y el fracaso inundan a ese 90% de la  sociedad de la que usted forma parte sería estúpidamente feliz. 

Nuestro método, también conocido como "la lobotomía social", le hará ser lo que realmente es, ¡un don nadie!.Entre de lleno en la realidad y olvídese de convenios, constituciones y demás paparruchadas. Será un derrotado, ¡sí!, pero, felizmente derrotado. Alcance lo único que debe buscar en esta vida, ¡sea feliz! porque su felicidad es lo más importante para nosotros.

Sea feliz, ¡ ESTÚPIDO!

20 ene. 2012

Relato corto para asignatura (para esto sirve un máster)

(Ante un retrato)
- ¡Ese hombre no puede ser mi abuelo!¡Es feo como él solo!, ¡Mírame padre! ¡Soy modelo!, ¡yo nunca seré como él!
- Hijo mio, sé que es duro aceptarlo, pero ese hombre es tu abuelo y todo el mundo sabe que la genética se salta una generación, por lo que cuando seas mayor tú también tendrás esa cara de estirado. Yo no invento las normas, ¡maldita sea! ¡si pudiera elegir pasaría ese mal en tu lugar! pero Dios o la ciencia así lo ha querido, por lo que te va a tocar tener esa pinta de carca mentecato...
- ¡Jamás padre! Yo soy distinto, soy joven, todavía puedo cuidarme el cutis. Dejaré de fumar o... ¡me haré la estética!
- ¡Eso nunca hijo mío! ¡Si renuncias a tu frente estarás renunciando a tu familia!

17 ene. 2012

Camina

Camina. Da diez pasos al frente, sigue caminando. Avanza, corre, diez pasos más. No descanses, sólo anda. Nunca pares y ve más allá. Nunca alcanzarás la utopía, nunca llegarás al horizonte, pero el paisaje al menos será completamente distinto. 

16 ene. 2012

Otoño


El tiempo volaba ente hojas incandescentes. Transparente, translúcido e inodoro, pero jamás incoloro en un juego sangrante con el monte otoñal, con el fuego de la mañana o en el reflejo del horizonte en un mar de llamas.
Quizá indoloro pero nunca insensible, mudo pero nunca en silencio, inerte pero vivo en la eternidad. Lloran las moreras lágrimas amargas cuando cae la noche en la arboleda de la plaza de la gaviota. El bar continúa con las puertas abiertas de cara a esos clientes que en breve se dejarán llevar por la oscuridad. Quizá la iluminación de la barra atrajera a algún que otro perdido entre los caminos de lujuria.
Álvaro todavía no sabe dónde está, pero sabe que no quiere volver a casa. Después de aquello ¿qué le quedaba? Un verano juntos y con la llegada del frío le tocó pasar la noche fuera, un día del año que marcaba el principio de un nuevo peldaño. El final de una sonrisa y el principio de un pesado llanto.

15 ene. 2012

El camino de abajo

Lloran las moreras lágrimas amargas cuando cae la noche en la arboleda de la plaza de la gaviota. El bar continúa con las puertas abiertas de cara a esos clientes que se dejan llevar por la oscuridad. Quizá la iluminación de la barra atrajera a algún que otro perdido entre caminos de lujuria. Álvaro todavía no sabe dónde está, pero sabe que no quiere volver a casa. Después de aquello ¿qué le quedaba?
Un verano juntos y con la llegada del frío le tocó pasar la noche fuera, un día del año que marcaba el principio de un nuevo peldaño. El final de una sonrisa y el principio de un pesado llanto. 
Se miró las venas intentando atravesar la piel, como si en su propia sangre se encontraran las respuestas que los desesperados le hacen al futuro y los creyentes a Dios. No estaba especialmente amargado, no guardaba resentimiento. Tan sólo necesitaba un camino. Si supiera por dónde seguir adelante no necesitaría llorar. 
Pidió un golpe, fuerte, whisky caro. Puestos a pasarlo mal al menos que sea ahogando la cartera. Miró el marrón de la bebida. Bordeada por lágrimas de alcohol que resbalaban a través del cristal para acabar sin remedio en el fondo del vaso. ¿Será su camino? ¿dedicar la vida a la bebida? quizá no sea la respuesta. 
Se despertó con los golpes del camarero. Se había quedado durmiendo entre reflexiones. Salió tambaleándose del bar. Era uno de pueblo, de los que quedan en mitad de un cruce de caminos. A la derecha la ciudad, a la izquierda su casa. Tomó el camino de la lágrima de whisky. Mañana será otro día. Mañana quizá la venganza de la mala vida le aceche en otro sitio del que sepa el camino de vuelta. 

11 ene. 2012

Lógica subvencionada

Cameron ha propuesto ligar la taquilla a las subvenciones que recibe las películas. Es gracioso por que el 99% de las películas necesitan el dinero antes de hacerse, no después. Las películas que reciben el dinero después sin embargo sólo obtienen beneficios, ya que las púas se pagan antes de grabar y por lo general los "súpertaquillazos" tienen una financiación holgada.
 Si aplicamos una subvención a una película que ha tenido previamente una gran taquilla ¿estamos consiguiendo algo? Si ya has conseguido dinero, ¿para qué se le va a dar más todavía? ¿para aumentar los beneficios empresariales? ¿acaso de esta forma se fomenta la cultura? ¿de verdad alguien encuentra algún sentido a esa subvención más que el productor de la película más taquillera de Inglaterra del año que viene?
Por otra parte, dado que la foto que acompaña a la noticia es la de la saga James Bond...¿hay alguna película de James Bond que merezca la pena por algo más que los efectos especiales? ¿se puede considerar un estereotipo machista y clasista que reduce a la mujer a un polvo ocasional como un referente cultural?, en caso de que ese sea nuestro referente, qué es mejor como icono identificativo de una sociedad: ¿Torrente o James Bond?

8 ene. 2012

el espejo

El espejo seguía gritándole:
- ¡Gordo!, ¡feo!, ¡inútil!...
Mientras él se empeñaba en no despertar a su mujer, que seguía dormida en el cuarto de al lado y por lo visto seguía bajo el efecto de los tranquilizantes que se había tomado la noche anterior.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...